¿Os vais a quedar las botas?

La compañía miró la escena. Habían ido a desbotar al gigante, lo que al principio les pareció una buenísima idea, pero una vez realizada la hazaña, nadie quería la recompensa de aquella gesta.

Es que huelen muy mal…

Quedarían enormes en mis pequeños pies…

Pues vaya aventura, colegas.

Anuncios