.

Una herida en la boca es un fastidio. Simplemente está ahí, molestando y aparentemente no hay nada que puedas hacer.

Esperas. Tanteas con la lengua la herida y  obtienes cierto alivio momentáneo. Quizá una sádica satisfacción por el dolor controlado.

Quitas la lengua y sigue la herida. No sabes ni cómo te la has hecho, pero ahí está y joder si molesta.

Toda la tarde con la puñetera herida en la boca. Te molesta lo suficiente como para saber que esta ahí, pero no tanto como para buscarle una solución real.

Te acuestas y ya mañana te levantas y sabes que ni la recordarás.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s