.

Hay días que me odio y días que me quiero con locura. En ocasiones parecen coincidir en el mismo instante, la brecha que los separa es pequeña.

Demasiado pequeña.

Tan pequeña que la tristeza te coge por sorpresa y la angustia parece no querer soltarte. Tan pequeña que de repente sientes que no sabes vivir de otra manera. No sabes vivir sin miedo, sin lágrimas queriendo salir de tus entrañas. Recuerdas todo lo malo y empequeñeces todo lo bueno, lo bonito y lo hermoso.

A veces la brecha es suficientemente pequeña. Lo necesario para salvarte.

El pequeño gesto esperanzador, la mano tendida casi por accidente, te alzan como si fueras una pluma.

Qué triste que tan pocas veces pueda sentirme pluma, que tenga que depender de una yo sin fuerzas y escalar, a veces no sé cómo, las paredes de un pozo que me dicen que yo misma he construido.

Pero con qué piedras. Con qué cemento.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s