.

Búscame.

Búscame todos los días y cada una de sus noches.

Y no temas encontrarme.

Búscame con la curiosidad en la mirada. Búscame en los trozos de espejo roto y en los platos con flores dibujadas. Búscame en el pasado, en el tiempo que ya no existe, no me busques ahora, ahora no me encuentro. Búscame en el futuro, en tus metas y en tus sueños, no me busques ahora, ahora no existo.

Y al final de tu búsqueda, cuando no me hayas encontrado, recuerda que sólo el que me necesita me encuentra, pero que quién me encuentra ya no me necesita.

Búscame.

Búscame, te lo ruego.

Tan sólo búscame, que cuando me busques existiré.